Crónica de un Reciclaje Profesional: El Programa Innosup

Como muchos investigadores cuya carrera profesional se ha desarrollado principalmente en el ámbito académico, la opción de saltar al sector privado se me antojaba, cuanto menos, remota.

Biólogo de formación, no concebía dirigir mi carrera profesional más allá del ámbito puramente académico, es decir, de la búsqueda de respuestas a preguntas todavía por resolver por el afán último de aportar mi granito de arena y extender las fronteras del conocimiento.

Con esta mentalidad continué mi formación académica hasta terminar realizando una tesis doctoral en fisiología animal y metagenómica.

Fue durante mis años de doctorado cuando empecé a valorar alternativas profesionales al tradicional sector académico.

En el reciclaje profesional el paso de un ambiente laboral académico a uno empresarial puede resultar a priori, para muchos, un salto insalvable

Como para muchos otros profesionales, realizar el doctorado es una experiencia enriquecedora tanto desde el punto de vista personal y profesional; sin embargo, esos años de trabajo constante normalmente se materializan en un par de publicaciones científicas y alguna participación esporádica en conferencias y talleres.

Por supuesto, la producción de conocimiento científico, típicamente a través de la publicación de papers, es un  pilar básico a partir de las cuales construir futuras innovaciones con potencial aplicación en la sociedad.

Pero, a su vez, son muchos los investigadores en universidades y centros de investigación que ven este proceso de producción del conocimiento demasiado largo, y por el cual, en la mayoría de los casos, no se verá una aplicación inmediata de todo ese trabajo y tiempo invertidos.

Llegados a este punto, la gran pregunta a plantearse es: ¿Cómo realizar el salto entre el mundo académico y el empresarial, dos mundos tan parecidos pero, a su vez, tan diferentes?

Para muchos investigadores, la carrera profesional puede resultar un callejón sin salida. Esto, no tiene por qué ser siempre así…

Probablemente, la opción más plausible sea contactar directamente a aquellas empresas ofreciendo vacantes que se ajusten a un perfil específico.

Aunque el aspecto técnico pueda no plantear un problema, muchas empresas son todavía reacias a contratar personal investigador sin experiencia profesional previa en un entorno de trabajo empresarial.

Un motivo principal es la dinámica de trabajo que es, por lo general, muy diferente a la del mundo académico: objetivos más concretos, plazos de entrega más cortos, búsqueda de rentabilidad, visión de negocio, etc.

Estos aspectos, muy valorados por las empresas, suelen estar carentes en profesionales cuya vida profesional se ha desempeñado en investigación básica.

Por otro lado, muchas empresas, especialmente PYMES, no pueden asumir la inversión de recursos necesaria para atraer personal investigador de alta cualificación debido, principalmente, al alto salario requerido y el largo período de adaptación. Entonces, ¿qué otras opciones existen?

En mi caso particular tuve la oportunidad de experimentar la transición entre ambos mundos de primera mano gracias al programa Europeo H2020-INNOSUP associate.

Este programa es una iniciativa lanzada por la Agencia Ejecutiva para las Pequeñas y Medianas Empresas (EASME) con el principal propósito de financiar PYMES trabajando en proyectos de innovación tecnológica para poder incorporar personal investigador especializado, y así potenciar su músculo empresarial.

En conjunto, este programa actúa de puente para catalizar la transferencia de conocimiento entre el mundo académico y empresarial, y así fomentar el desarrollo de soluciones innovadoras con potencial de mercado.programa innosup

ARATECH fue seleccionada como una de las 80 PYMES europeas innovadoras, gracias a lo cual tuve la oportunidad de incorporarme como responsable de I+D y del proyecto Optical Density Recognizer (ODR), un software para el análisis de resultados de la técnica de laboratorio Western blot.

Mis años de investigador me permitieron adquirir los conocimientos técnicos necesarios para llevar a cabo el proyecto.

Sin embargo, ser manager de proyecto conlleva otros aspectos igualmente importantes más allá de lo puramente técnico: visión de negocio, marketing de producto, comunicación delante de inversores, etc.

Uno de los aspectos importantes del programa INNOSUP es la posibilidad de aquellas empresas seleccionadas de tener acceso a formación en aspectos relativos a la gestión de proyectos y la implementación de técnicas de gestión de la innovación en empresas.

Dicha formación me permitió familiarizarme con conceptos los cuales me eran completamente ajenos, tales como: Design thinking, definir Key Performance Indicators (KPIs), estrategias de protección de la Propiedad Intelectual, etc.

En conjunto, estos conocimientos fueron esenciales para el desarrollo de nuestro proyecto ODR.

Por supuesto, una cosa es la teoría, y otra muy distinta es poner en práctica estos conocimientos en un contexto el cual uno no está familiarizado.

Como he indicado, el proyecto ODR está enfocado principalmente a profesionales del sector biológico, en el cual me incluyo; sin embargo, este producto consiste en el desarrollo de un software, y como responsable del proyecto debía también familiarizarme con conceptos básicos de informática y tecnologías digitales.

En definitiva, un reto para alguien cuyo conocimiento en tecnologías de la información no va más allá del uso de redes sociales y ver películas online.

Durante este último año he aprendido todo el esfuerzo y trabajo detrás de la creación de App móviles y la I+D necesaria para desarrollar herramientas precisas para su uso profesional.

Por otro lado, he aprendido aspectos relacionados con gestión de producto y desarrollo de negocio, así como técnicas de marketing y comunicación a clientes e inversores.

La necesidad de aprovechar todos los recursos disponibles para superar estas barreras. Y, por último, en lo referente a gestión de producto, he podido familiarizarme con conceptos más allá de lo puramente técnico como estrategias de marketing y desarrollo de negocio.

Como en toda transición, ha habido momentos difíciles, principalmente para asimilar mi rol dentro de la empresa y especialmente en una ambiente de trabajo tan diferente al mundo de la biología y la investigación básica.

Pero si tuviera que definir mi experiencia en un par de palabras serían: reto y diversión. Mucha diversión.

Para todos aquellos investigadores considerando dar el salto al mundo empresarial únicamente comentar que sí existen opciones para llevarlo a cabo, por ejemplo, a través de convocatorias de becas para doctorados industriales o a través de portales públicos de movilidad como la red EURES.

Desde el punto de vista humano, lo importante es ser consciente de que el período de adaptación puede resultar en algún momento difícil pero, a su vez, muy enriquecedora tanto en el ámbito profesional como personal.

Salir de la zona de confort siempre requiere un esfuerzo extra, pero dicho esfuerzo tiene su recompensa.

Author: Alejandro Salgado

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies