Experiencia de Usuario: Fórmulas emocionales

La cultura audiovisual de nuestros días es un huracán formado por series, fotografías, canciones, videojuegos, anuncios… ¿Cómo elegimos entre esta masa de contenidos lo que nos interesa?

A la hora de consumir algún producto del mercado los primeros factores que tenemos en cuenta están definidos por su utilidad, su diseño y su precio, valorando unos factores por encima de otros según nuestra forma de pensar.

El contenido audiovisual que consumimos en las plataformas digitales realmente se basan en torno a un único factor, el diseño.

La enorme cantidad de oferta que encontramos en Internet hace que el precio y la utilidad apenas se diferencien de unas a otras.

Las entidades presentan webs con funcionalidades perfectamente estudiadas que cumplen su utilidad programada y los precios, al ser el mercado on-line un territorio tan competitivo, no suelen variar mucho dentro del mismo sector.

Por lo tanto el diseño de las webs es lo que marca la diferencia. Estaremos de acuerdo en que la opinión que tenemos de una entidad varía si su web presenta un formato anticuado, con un listado de menús y submenús interminable y saturado de colores.

Actualmente la tendencia va hacia un diseño de web limpia, blanca, con estructura de menús de rápida comprensión y que nos transmite una sensación de fluidez en nuestra navegación.

Esta es la principal razón por la que la experiencia de usuario es tan valorada en nuestro sector. Ahonda en el diseño visual y lo lleva a otro nivel.

Pero… ¿La Experiencia de Usuario en qué fórmulas está basada?

Cuando lo que se está buscando es captar la atención de los usuarios es primordial conocer los recursos más utilizados en otras plataformas, a fin de no quedarnos atrás en la carrera por la innovación. Aunque lo más importante es conocer qué es lo que nos sorprende como usuarios.

La experiencia de usuario al servicio del diseño es una de las pocas formas de diferenciación en webs corporativas

Esta y otras estrategias, que definen la era Post Digital en la que vivimos, tienen como objetivo común centrar la atención en las capacidades humanas y en nuestra manera natural de comunicarnos con las tecnologías.

Una comunicación que hasta el momento se había centrado en las posibilidades técnicas que ofrecían los aparatos, pasa ahora a centrarse en nuestra comunicación interpersonal.

La misión de un diseñador UX, es por lo tanto, utilizar nuestro lenguaje natural como inspiración para mejorar la manera de comunicación humano-máquina.

Un lenguaje, el nuestro, que no solo está formado por palabras, símbolos y sonidos, también por expresiones faciales, posiciones corporales, tonos, volúmenes; en definitiva, emociones.

El experto y comunicador en Ciencia Cognitiva, Donald A. Norman, ya en 2013 exponía la siguiente idea en su libro “The Design of Everyday Things”:

Cognition attempts to make sense of the world: emotion assigns value,

que traducido al castellano viene a decir “La cognición intenta dar sentido al mundo: la emoción le asigna valor”.

Con esta afirmación entendemos, como ya lleva haciendo el sector publicitario desde hace décadas, el valor que añaden las emociones a los productos y servicios de consumo.

la experiencia de usuario juega con las emociones para aportar valor a los usuarios y diferenciarse competitivamente en cuanto al diseñoEl mercado que mejor ha sabido explotar el poder de las emociones, ha sido sin duda, el mercado del arte. Sin duda en el arte se utilizan como materia prima las emociones, independientemente del material sobre el que se plasmen. ¿Qué es una escultura, una instalación o una pintura artística sin la emoción que transmite?

Es un mundo que ha pasado a ser ejemplo a seguir y con el que trabajar conjuntamente para aquellas disciplinas que se consideraban su antítesis.

El discurso actual en las empresas premia la creatividad, las ideas revolucionarias, la intuición y la estética. El modelo de éxito de negocio de las grandes compañías americanas, “nacidas en un garaje”, achacan su éxito a la coordinación multidisciplinar de su equipo técnico con su equipo creativo.

La experiencia de usuario y la publicidad utilizan las emociones en el diseño

 

Ejemplos populares de User Experience (UX)

La utilización más generalizada del término UX se aplica en el ámbito del diseño web y de las aplicaciones móviles, pero realmente es una disciplina aplicable a cualquier producto. Cualquier ámbito es susceptible de mejoras y elementos que consigan captar la atención.

El verano pasado se hizo muy común ver un tipo de calzado que escondía en la suela una hilera de luces led que se activaban al posar la planta sobre el suelo.

Mejorar la experiencia de los usuarios se aplica en el diseño de cualquier producto o servicio

Este es un buen ejemplo de UX aplicado a objetos. Realmente es una implementación estética, destinada a llamar la atención del consumidor, pero que en determinadas situaciones pueden cumplir una utilidad. Por ejemplo, poder vigilar a los niños cuando juegan en la calle por la noche.

Los asistentes de voz, que ya vienen instalados en los sistemas operativos más populares del mercado, se han creado para afianzar la relación que tenemos con la máquina en base a parámetros específicamente humanos. No es una herramienta para mandar órdenes con la voz, es una herramienta para humanizar nuestra tecnología.

Cuando comenzaron a hacerse populares las aplicaciones de mensajería instantánea en los smartphone la utilización del teclado presentaba un obstáculo para algunas personas. Así fue como nació la tecnología Trazo sobre el teclado, una funcionalidad que permite al usuario la escritura mediante el trazado de una línea sobre el teclado.

la experiencia de usario se potencia en todos los ámbitos, y especialmente en la tecnología, como es el caso de la herramienta de escritura Trazo

El sistema identifica las letras por las que se sitúa la línea y predice las posibles palabras. Este sistema genera la sensación de una escritura fluida y sorprendente.

Algunas de las mejoras en UX que se aplican ya a casi cualquier web competitiva en internet son:

  • Minimizar el número de clicks
  • Fondos blancos y estructuras minimalistas
  • Sustitución de textos por imágenes e iconos que transmiten la misma información de 
una forma más intuitiva
  • Reacciones automáticas al deslizar el ratón sobre los elementos
  • La optimización de contenidos para cargar la vista lo antes posible

 

Author: Tamar Buelta Santiago

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies