Software y libertad: una conferencia de Richard Stallman

Sobre Nosotros Comentarios desactivados en Software y libertad: una conferencia de Richard Stallman

El pasado 27 de Noviembre asistí, junto a mi joven compañero de fatigas Alex Serra, a la tan esperada (por nuestra parte) conferencia que Richard Stallman ofreció en la ciudad valenciana de Burjassot.

Dicha conferencia, bajo el título “El software libre y tu libertad”, reunió en el auditorio del campus de Burjassot, a un nutrido grupo de jóvenes estudiantes y profesionales del sector informático que acudieron con aparente expectación a la cita con el llamado, pese a las reticencias del propio Stallman, “padre del software libre”.

Richard Stallman o RMS (Nueva York.1953) es sobradamente conocido en el mundo del software desde que en los años 80 fundara el movimiento del software libre (FSF) e iniciara su cruzada personal contra el software privativo.

Pero no solo es conocido por lo que defiende sino, sobre todo, por la radicalidad de sus planteamientos que le llevan a ser tachado de extremista por aquellos que se han convertido en blanco de sus críticas.

Además se le atribuye el desarrollo de diferentes programas como el editor de texto EMACS y partes fundamentales del SO GNU/LINUX. Estos logros dieron paso, a través de los años, a la carrera de divulgación del código ético y filosófico de la FSF, que en esta ocasión le ha traído tan cerca de nosotros.

Cuando un programador junior como yo, asiste a la conferencia de un desarrollador que ha sido capaz de crear compiladores y sistemas operativos lo último que espera es oírle hablar de libertad y de derechos humanos. Y así es precisamente cómo empezó Stallman la conferencia: definiendo la libertad y exponiendo porque el software privativo supone un ataque a esta.

El software libre de Stallman o FSF defiende la libertad y ataca al software privativo porque no deja libertad al usuario y supone una injusticiaSegún Stallman, la libertad es la capacidad de controlar tu propia vida y por consecuencia las actividades que se realizan en ella. Transfiriendo este planteamiento al software, la libertad en el uso del software será la capacidad que tengamos para controlarlo, de lo contrario, será este el que tenga el control sobre el usuario.

Bajo este sencillo planteamiento, Stallman construye una filosofía que se sostiene en cuatro pilares fundamentales a los que denomina las 4 libertades. Estas son: la libertad de ejecución del código, la libertad de leer y cambiar el código fuente, la libertad de compartir el software original y la libertad de compartir el código modificado.

Todo software que no cumpla una o más de estas 4 libertades no puede ser calificado como software libre y por consiguiente será considerado privativo.

A partir de este punto es donde realmente se hace patente la dureza de los planteamientos de Stallman. El concepto de privativo equivale a aquello que priva de libertad al usuario y por ello supone una injusticia y un abuso de poder por parte del programa y su desarrollador:

“Es preferible no hacer nada que hacer software privativo, al menos no harás nada malo”.

El incumplimiento de la llamada libertad 1 (acceso al código fuente) por parte del software privativo sirve como punto de partida a Stallman para arremeter con fiereza contra las grandes corporaciones que dominan el mercado del software privativo.

Microsoft, Google y Apple, como compañías de Sistemas operativos, Netflix y Blu-Ray como plataformas o soportes digitales y Amazon como ejemplo de compañía que la incumple en prácticamente todas las categorías.

Stallman les acusa de implementar funcionalidades malévolas ocultas en su código que les permitiría espiar la actividad del usuario y establecer los denominados grilletes digitales (imposibilidad de copiar libremente el contenido o la imposición de aplicaciones imposibles de borrar).

Además de la integración de puertas traseras que permiten realizar operaciones remotas en el software del usuario, como el borrado de archivos ( denuncia el borrado de libros, por parte de Amazon, de los dispositivos kindle del usuario sin permiso).

Otros programas como Apps o software integrado en dispositivos almacenan registros de la actividad del usuario en servidores remotos que son utilizados posteriormente con fines que pueden ser más o menos cuestionables. Incluso acusa a Intel de incorporar puertas traseras en sus procesadores.

Stallman enumera, uno tras otro, todos los peligros a los que estamos expuestos en el mundo digital y que no solamente se encuentran presentes en las computadoras y en la red, sino que se extienden a todos los dispositivos móviles. A estos aparatos, cuyas funcionalidades los hace susceptibles de  convertirse en instrumentos de escucha y seguimiento, los denomina “el sueño de Stalin”.

RMS nos advierte de nuevos medios de perder nuestra libertad, como es el caso de la ejecución del denominado “Software como servicio”, cuyo código es ejecutado en servidores externos al usuario. Este medio de ejecución hace al software del usuario más susceptible de ser controlado o intervenido por el propietario del servidor.

La única defensa que propone Stallman contra las funcionalidades malévolas que puede ocultar el software privativo es precisamente que se publique su código fuente para que la comunidad pueda estudiar y corregir, según proceda, dichas funcionalidades malignas.

Bajo mi punto de vista esto sería como pedir a una banda de atracadores de bancos que informe a la policía de la ubicación de su guarida. Sería más fácil (y utópico) que el software privativo estuviera prohibido por defecto, lo mismo que está prohibido en la mayoría de países la tenencia de armas de fuego.

La conferencia continúa recorriendo la historia del desarrollo del sistema operativo GNU/Linux o ÑU/Linux para los hispano-hablantes y critica las distribuciones o versiones de este SO que incluyen paquetes privativos, así como al sector del denominado open source que representa una desvirtualización al purismo del software libre.

La historia del sistema operativo GNU/Linux se trata en la conferencia como ejemplo de sistema que incluye paquetes o versiones privativos para el usuario

Tras una intensa exposición de las amenazas a las que está expuesta nuestra libertad digital, la esperada aparición de San Ignucio rebaja el tono duro de Stallman y aporta un toque de humor hacker.

La disertación termina con la tanda de preguntas en la que, principalmente jóvenes estudiantes, compiten por formular la cuestión más interesante a un Stallman que responde con entusiasmo irregular y de manera muy incisiva en algunas ocasiones.

Conclusión: personalmente comparto la visión humanista de la FSF aplicada no solo al desarrollo de software sino a cualquier ámbito de nuestras vidas. Conceptos como Libertad, Justicia Honestidad y Solidaridad deben de ser cimientos sobre los que construir cada una de nuestras acciones.

No obstante entiendo que llevar a término estos ideales con la radicalidad de sus planteamientos puede resultar extremadamente difícil.

El software privativo está profundamente implantado en todos los estamentos de nuestra sociedad, desde los usuarios domésticos y empresas hasta administraciones públicas y organismos estatales.

Pese a que este software puede suponer incluso un peligro para la seguridad nacional, dejar de utilizarlo precisaría de una reconversión a todos los niveles de proporciones épicas.

En mi opinión y a pesar de estas dificultades, pienso que es nuestra obligación conocer y dar a conocer los peligros a los que estamos expuestos con el uso de la tecnología en general, a la cual vendemos muy barata nuestra intimidad y libertad.

Y aunque probablemente la mayoría continuaremos haciéndolo, conseguiremos al menos ser conscientes de ello y por tanto seremos un poco más libres.

Author: Sergio Bertomeu

Enviar un mail
Mandar un Whatsapp
Llamar por teléfono

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies